Editorial: Un nuevo corte de agua

11 de Octubre de 2017
Fuente de la imagen: 
El Pueblo

Arequipa tiene que encontrar solución al problema de frecuentes cortes de agua derivados de la limpieza del canal Zamácola, que conduce las aguas del Chili, a las plantas de tratamiento de agua potable. 

Hasta ahora y a pesar de los años y de las averías que se registran en dicho canal, utilizado también para el riego de nuestra campiña, no se ha encontrado solución para no tener que soportar, no solo los cortes que permitan la limpieza del Zamácola, sino que eviten la amenaza de quedarnos por semanas sin agua potable, por el riesgo de un sistema que debería tener una solución técnica diferente y a cualquier costo que fuera necesario.
Tenemos más de un millón 200 mil habitantes que se proveen de uno de los más elementales derechos humanos cual es tener agua potable al alcance.
Todavía hay más de 300 mil personas que no lo tienen o que lo tienen con limitaciones y mediante de uso de piletas públicas o de carros cisternas, y no como sería lo ideal, directamente de caños y de instalaciones domiciliarias.
Si queremos, como también lo desea el gobierno central, llegar al 2021 con agua potable para todos los peruanos, no solo hay que instalar en lugares donde no hay, sino que hay que mejorar y dar seguridad a los lugares que teniéndola no está garantizada su existencia y permanencia las 24 horas del día.
Ningún alcalde, funcionario de nivel que resulta ser en mayoría propietario de las acciones de Sedapar, ha ofrecido superar la contingencia que ayer nos volvió a privar del servicio de agua potable por 24 horas y que obligó a adoptar medidas de excepción para tenerla al alcance de la mano entre las 05:00 del martes y la madrugada de hoy.
 
Hay que pensar en una alternativa de solución a los cortes frecuentes de agua potable que se advierten, o al daño que podría dejar sin servicio a la ciudad durante semanas.
 
Plantea candidata al colegio regional de Enfermeros

Comentarios Web